AMIAD WORLDWIDE

Select your country and language

Based on your current location, we recommend this Amiad website for you

North America - English
CASOS DE ESTUDIO

Protección de riego por goteo, plantaciones de banana, Israel

PROYECTO

ESTAMOS COMPROMETIDOS - EL AGUA LIMPIA ES VIDA

Proyecto ID

País

Israel

Aplicación

Protección de riego por goteo

Fuente de agua

Aguas residuales

Solución de filtración

Mini Sigma de 4"

איש שטח של עמיעד יושב ליד מסנן רשת מיני סיגמא במטע בננות
מטע בננות

Antecedentes

Ginosar es un pequeño kibbutz situado en la costa occidental del Mar de Galilea en Israel. Fue fundado en
1937 y tiene una población de poco menos de 600 personas. El kibbutz depende de su agricultura, 430 hectáreas de tierra dedicadas al cultivo de cítricos, frutas subtropicales y bananas.

Desafío

Las aguas residuales tratadas en forma secundaria (la fuente utilizada para la plantación) contienen altos niveles de partículas suspendidas, metales, sales, iones y comunidades biológicas, que causan la obstrucción de los emisores. Resulta absolutamente esencial utilizar el sistema de riego adecuado para evitar la obstrucción de los emisores de riego y garantizar de esta forma un flujo de agua constante y con distribución uniforme para los cultivos. Para abordar este problema, los propietarios de la plantación originalmente instalaron filtros de mallas semiautomáticos en cada control de cabezal secundario. Aunque los filtros de mallas semiautomáticos lograban con éxito impedir la obstrucción de los emisores, surgió un nuevo problema; los propietarios de la plantación tenían que trabajar constantemente en la limpieza y la prevención de la obstrucción de los propios filtros. El procedimiento de limpieza manual de los filtros se denomina lavado y utiliza agua limpia para enjuagar la malla del filtro con el fin de eliminar la acumulación de partículas y desechos sobre la superficie de la malla. Mantener la distribución uniforme de agua en la plantación significaba tener que lavar los filtros dos veces por día. Este proceso les presentaba a los propietarios de la plantación tres problemas principales: Tiempo: El proceso de lavado insumía casi 2 horas diarias para cada línea, durante el cual todo el sistema de riego de la plantación se debía detener; Mano de obra: dos trabajadores a un costo estimado de US$1000 al mes tenían la tarea de limpiar los filtros a diario. Además durante los fines de semana no había mano de obra disponible para limpiar los filtros, lo que resultaba en un menor caudal que finalmente tenía un severo impacto sobre el rendimiento y el resultado económico de la plantación; Agua: Se estimó en 340 litros el agua desperdiciada en forma diaria.

Solución

Luego de consultar con el equipo de riego de Amiad, la solución fue clara. Para que los propietarios de la plantación pudieran ahorrar tiempo, agua y mano de obra tendrían que reemplazar sus filtros semiautomáticos con filtros Mini Sigma con autolimpieza automática. El Mini Sigma es un filtro polimérico de múltiples mallas, con autolimpieza automática con un diseño de fácil uso, duradero, eficiente y sencillo de instalar. Viene en tres diferentes modelos, con tamaños que van de 2″ a 4″. El polímero con el que está construido es un material extremadamente resistente y resistente, lo que hace que el Mini Sigma sea ideal para el riego de campos abiertos. También es resistente a la corrosión química que a menudo ocurre cuando se utilizan fuentes de agua con alto contenido mineral y biológico, como las aguas residuales recuperadas utilizadas para la plantación de bananas de Ginosar. Cómo el uso del Mini Sigma resolvió los tres principales problemas de los propietarios de las plantaciones: Tiempo: El Mini Sigma no requiere lavado manual. En su lugar, un interruptor de presión diferencial (DPS) controla la presión generada por la acumulación de residuos en la malla interna del filtro. Cuando el presostato detecta una diferencia específica de presión, se inicia el proceso de autolimpieza. El mecanismo interno de limpieza elimina la acumulación de residuos en la malla, que luego es descargada fuera del sistema. El proceso de filtración continúa de forma ininterrumpida durante el ciclo de limpieza y no hay necesidad de detener el sistema de riego. Mano de obra: El Mini Sigma necesita muy poco mantenimiento y como se mencionó anteriormente no requiere lavado manual. Esto permitió que los propietarios de la plantación pudieran ahorrar en mano de obra (dos trabajadores a un costo estimado de US$1000/mes) y además pudieron reasignar a dichos trabajadores en diferentes tareas en torno a la plantación. El Mini Sigma también viene totalmente equipado con el moderno y exclusivo controlador ADI-P de Amiad que interactúa con la aplicación para smartphone de Amiad. El controlador ADI-P permite al usuario elegir intervalos de tiempo específicos o iniciar el ciclo de limpieza en cualquier momento. Esto les brindó a los propietarios de la plantación un control total sobre los ciclos de limpieza de los filtros durante los fines de semana lo que dio lugar a un caudal constante y seguro. Agua: El Mini Sigma tiene un mecanismo único de limpieza que utiliza un mínimo de energía. La presión operativa mínima durante el ciclo de lavado es de sólo 1,5 bar. Para cada ciclo de limpieza se utiliza una cantidad precisa de agua lo cual minimiza su desperdicio.

Resultado

Haber cambiado los filtros de mallas manuales por filtros Mini Sigma con autolimpieza automática demostró ser la solución precisa que este sistema de riego necesitaba. En Amiad, nuestra misión es brindarles a nuestros clientes las mejores soluciones para sus necesidades específicas.